En  diversas  ocasiones  Gilberto  Cieza  habló  sobre  el  proyecto  y  el  hermano daba  su  beneplácito. En una  oportunidad  ante  el  requerimiento  del  proyecto del  colegio por parte del señor Cieza el hermano Noé le respondió:  “Hazlo”.

En  un  principio  se  pensó  fundarlo  en  el  cono  norte  de  Lima,  pero  no  se cristalizó esta idea.  Después de la muerte del  Hno.  Noé,  el  Hno. Ludolfo  Ojeda asume el  cargo de Provincial  delos  Hermanos y es él quien  en febrero de  1994 da  su  aprobación  para  que  el  colegio  se  haga  realidad  y  funcione  por  las tardes,  utilizando  la misma  infraestructura  del  Colegio  La  Salle.  La  noticia fue recibida con  mucha alegría  por los  miembros  de la Fraternidad y que entonces estaban reunidos en el  Escolasticado,  en Santa Beatriz.